¿OLATE TERRORISTA? O UNA NUEVA VICTIMA DE UN PROCEDIMIENTO PROCESAL ARBITRARIO Y AL SEVICIO DE LOS PODERES FACTICOS?

Me parece muy adecuado, organizarnos y protestar por un montaje político. Una fotografía no es una prueba para decidir si una persona es un terrorista y menos aún cuando el ministerio publico utiliza testigos ocultos y se ha comprobado que muchos de ellos son pagados por la fiscaliza con dinero de todos los chilenos, en esas condiciones los imputados no tienen ninguna oportunidad de probar su inocencia. El nuevo procedimiento procesal tiene diversas fallas muy graves que permite condenar a cualquier persona, aún siendo inocente, el usar testigos falsos, ocultos o de contexto es un delito en nuestra legislación y por cierto en cualquiera en el mundo, no obstante ellos se usan cotidianamente en especial en asuntos politicos.

Ahora bien a Manuel Olate Céspedes lo conozco bien, es un hombre de pensamiento de izquierda, pero su conformación humana no es la de un hombre violentista. Puedo dar fe que en su trabajo profesionales es una persona sería, él es quien diseño y construyó la portada de mi libro “El Precio de Sostener un Sueño”, un libro que relata hechos históricos ocurridos durante la dictadura militar, a propósito de El Proden, las protestas, el Diario Fortín Mapocho y los compromisos públicos que los dirigentes de la concertación tomaron frente al pueblo para acceder al poder. Ellos llegaron el poder desplazando a todas las organizaciones sociales y a todos los que lucharon en contra de Pinochet y su régimen, por esta causa, muchos fueron exiliados, torturados , encarcelados o asesinados por defender estos valores y que les permitió llegar al poder, a personas como los Aylwin, los Lagos, los Frei. Ellos no pueden negar el compromiso que públicamente en esa oportunidad señalaron y que más tarde traicionaron. Más grave aún es que dejaron a un pueblo inerme frente a una constitución que en manera alguna representa a las grandes mayorías nacionales y solo con el propósito de mantener en el tiempo un modelo económico completamente injusto, en que ha permitido que el crecimiento del país con el trabajo de muchos vaya a parar a muy pocas manos.

La lucha ideológica de Manuel, por tanto no es terrorista, sopor el contrario con su visión trata de descartar la grave herencia política, social y económica dejada por las dictaduras en nuestros pueblos Latino-americanos y que aún persiste en nuestra sociedad.

He querido escribir estas líneas para aseverar que Manuel Olate no es un terrorista y que tiene el mismo perfil humano, de una gran cantidad de chilenos que compartimos en lo esencial su visión ideológica

PARA LOS CHILENOS DE VERDAD JORGE LAVANDERO